miércoles, 23 de enero de 2013

Consejos para superar una Dinámica Grupal

Dentro del ámbito de la selección de personal, las dinámicas grupales tienen como objetivo aportar información sobre cómo interactúan entre sí los candidatos a un puesto de trabajo, complementando así la obtenida a través del currículum, entrevista y pruebas psicotécnicas. Entre otros aspectos, se puede valorar la capacidad comercial, liderazgo, trabajo en equipo, habilidades de comunicación o de negociación, etc., en función del perfil del puesto al que se opte.

En una dinámica grupal, un número reducido de personas se enfrenta a un problema que tienen que solucionar en un tiempo determinado de forma consensuada. El problema puede ser real, basado en situaciones que pueden producirse en el entorno laboral o completamente ficticio.

Independientemente del tipo de dinámica, es importante tener en cuenta una serie de conductas que, generalmente, se van a valorar positivamente y otras que debemos evitar si queremos seguir en el proceso selectivo.

Algunas ideas: 

Qué hacer

- Adopta una actitud profesional. Tómate la dinámica en serio aunque el ejemplo propuesto no tenga relación con el puesto de trabajo al que optes.
- En todo momento mantén una actitud cordial y amable. No olvides que los otros candidatos son tus compañeros de trabajo.
- Lee atentamente las instrucciones y medita bien que postura vas a defender y cómo vas a hacerlo.
- Intenta memorizar los nombres de tus compañeros.
- Se el primero en participar.
- Ofrécete para tomar notas sobre los acuerdos que se alcancen.
- Pregunta a los demás sobre su opinión, sobre todo trata de que participen aquellas personas que no lo hayan hecho.
- Escucha activamente las aportaciones de todos los participantes.
- Cuando participes dirígete a todos y mantén el contacto visual cuando otra persona lo haga.
- Si el grupo se pierde en divagaciones y se olvida del objetivo, trata de reconducirlo.
- Argumenta siempre tus ideas.
- Trata de aportar soluciones alternativas si el diálogo se atasca.
- Rescata los argumentos utilizados por otros, añadiendo tu propia versión.
- Haz un esfuerzo final y trata de sintetizar las conclusiones obtenidas.

Qué no hacer

- Guardar silencio.
- Asumir las ideas de los demás sin debatirlas.
- Actuar de forma agresiva.
- Interrumpir a la persona que esté exponiendo su opinión.
- Mantener conversaciones paralelas.
- Menospreciar las ideas del resto de candidatos.
- Mostrar aburrimiento, apatía o dejadez.
- Desviar al grupo del objetivo.
- Perder la calma.

Como regla general trata de disfrutar de la situación ya que es una experiencia relativamente poco frecuente y muy instructiva sobre cómo somos. Si consigues divertirte mientras la realizas, las probabilidades de superarla con éxito serán mayores.

En cualquier caso, la mayor parte de estas conductas deberíamos seguirlas en muchas interacciones de nuestro día a día y no solamente en una prueba de selección. Seguro que nos iría mejor a todos. ¿No crees?

No hay comentarios:

Publicar un comentario